Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Son las Ocho de la mañana. Podría ser un día cualquiera de invierno, cuando alguien se dirige a su casa después de una noche de marcha; o una madrugada en la que se ha levantado temprano para dirigirse a su trabajo. ¿No apetece en esos momentos, con el gélido aire invernal que se mete en los huesos, un buen chocolate con churros?. Una taza humeante de cacao y leche que hace entrar en calor. De satisfacer esa necesidad se encarga desde el año 1969 la churrería Rubio: La abrió mi Abuela por aquella época. Primero era tan sólo un kiosco de madera que estaba junto al rollo de la plaza. Hasta que la normativa municipal y el cambio del rollo al centro de la plaza les llevó a crear el local actual, ubicado en la plaza del convento, allá por 1969. Durante cuarenta años hemos servido chocolate con churros en las fiestas del pueblo, Javier Rubio a mediados del 2008 tomó el relevo de su Madre al frente de la churrería, aunque ésta se sigue pasando por allí habitualmente. Garantizamos la calidad del producto que se consume: La materia prima es la misma que el resto de días: el chocolate 100% cacao y leche; aunque en otros sitios le echen agua, nosotros somos conscientes de que estamos aquí todo el año, únicamente vendiendo chocolate con churros: tenemos que cuidar a la gente. Aunque nació exclusivamente como churrería, en la actualidad Churrería Rubio ha diversificado su oferta, sobre todo en verano, cuando instala la terraza (dentro del local no tenemos espacio para poner mesas).

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player